Misterios de Pekín y los cumples en La casa de Goa | Verano 2015

Posted on Posted in Noticias
Laura fotografía de Pilar García Reina
Laura fotografía de Pilar García Reina

Al fin se me ha pasado la bonita congoja que una mamá me hizo pasar ayer al teléfono.

Ya os la puedo contar.

Una de las mámas de nuestros pequeños goakianos, me llamó para informarse sobre las actividades de verano pero antes de querer contarle me comenzó a explicar lo que le encantó a su hija el verano pasado:

‘Le gustó mucho el taller de química con ese señor que les explicó cosas de química, el taller de música, le encantó las excursiones (descubriendo la Asunción y sus dragones, participando en un partido de baloncesto en silla de ruedas). Ah! y los días de juego de mesa. Fíjate si le gustó que estuve meses buscando el juego, al final lo encontré en un SEGUNDA MANO.

¿Si? ¿Cual?

MISTERIOS DE PEKIN! No sabes que ilusión le hizo cuando se lo dimos.

Puf! la respiración se me paralizó.

misterios de pequin

Pocos saben lo que simboliza ese juego para mi. Me lo regaló alguien muy especial cuando yo tenía 8 o 9 años. Sí, lo tengo desde entonces, junto a un reloj colgado en la pared y una casa azul que pulula por aquí, son las joyas de la casa de Goa.

Misterios de Pekín no es un simple juego de mesa, es … es… es mi mejor de recuerdo de mi Tita Loli. Cada vez que lo abrimos una vocecilla dice en mi cabeza: “Tita, vamos a jugar”.

Y siempre hago el mismo ritual, idéntico al de hace más de 20 años.

Cojo la enorme caja de lo alto del armario, despejo toda la mesa, abro la caja como si de un tesoro se tratara y cuento las piezas para cercionarme que todo siga igual, como el primer día. Y, de pronto, como si de una broma se tratase, o otra parte más del ritual, siempre falta el papel celofán rojo que se utiliza para descifrar las pistas. Es curioso, pero lo perdí el primer día que jugué con mis primos y cada vez que jugamos se pierde.He tenido durante años el envoltorio de un caramelo de piñones cubriendo su función, por cierto, aún sigue en la caja.

Cuando jugamos al Misterio en La casa de Goa busco un papel celofán rojo y…. ellos a jugar y yo a recordar.

Recuerdo que cada vez que había cumple familiar lo sacaba con la esperanza de jugar con mis primos. A veces había suerte y nos colocábamos todos alrededor y jugábamos. Y otras, cuando no tenía éxito, lo recogía y pensaba: “Otra vez será”.

Quizá este tipo de experiencias son las que me mantienen firme para realizar los cumples como los hacemos en La casa de Goa. Me gusta que jueguen entre amigos y primos a juegos de la misma forma que si estuvieran en su casa, lejos de decorados artificiales o instalaciones enjauladas con el fin de tenerlos recogidos. Me gusta que vivan la experiencia, que ellos mismos decidan a qué quieren jugar: a juegos de mesa, al escondite o a guarrear con la fuente de chocolate; vamos, lo que hacíamos nosotros y que tanta complicidad aportaba entre primos y amigos.

Y por eso, ya que ahora la mayoría de las casas no están preparadoss para juntar a muchos niños y construir aventuras y recuerdos de nuestros primeros cumpleaños, pues…. os presto la mía.

Fdo: Laura Arias, quién vuelve a jugar en cada cumple con sus muy, muy, muy queridos primos con el ruido de fondo de “los mayores”.

Por cierto, no es necesario que los padres se queden fuera y me pregunten “¿puedo pasar?”

“Pues claro, es el cumple de tu hijo! Debes pasar y si te apetece jugar con ellos” (si te dejan). Y ahora puedes pedirnos hora todos los días.

Y en el verano 2015 en La casa de Goa navegaremos juntos hacia la imaginación:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.